BOTELLA DE LEYDEN

La fascinación que producían los experimentos eléctricos entre el público se incrementó con el descubrimiento de la botella de Leyden o primer condensador de electricidad conocido.

El descubrimiento fue casual, cuando, Ewald Georg von Kleist en 1745, recibió una fuerte descarga eléctrica, intentando electrizar, con una máquina electrostática, el agua de una botella a través del clavo que traspasaba el corcho.

El nombre de Leyden se debe a los experimentos de Pieter Musschenbrock, hechos en 1746 en la ciudad de Leyden.

Está constituida por dos conductores (armaduras), uno interno y otro externo separados por el cristal (dieléctrico). Al comunicar a la armadura interna una carga eléctrica se incrementa su capacidad por la atracción que ejerce la armadura externa. Cuando agarramos la botella por la armadura externa, nuestro cuerpo aumenta la capacidad de los conductores.

Las botellas de Leyden representadas en el dibujo, son una de cristal y la otra de plástico, en las que se ha recubierto parte del interior y su correspondiente exterior con papel de estaño. La lámina interna, en cada una de ellas comunica con el exterior por medio de una varilla de cobre. Los terminales son tiradores esféricos de latón.

BOTELLA DE LEYDEN

COMO HACER UNA BOTELLA DE LEYDEN

Lo primero es tener una botella adecuada que se pueda trabajar dentro de ella. Puede ser de plástico o de cristal.
Aunque lo mejor es papel de estaño, con papel de plata de cocina podemos hacer las armaduras interna y externa.
Colocamos tanto la armadura interna como la externa (ocupando aproximadamente 2/3 de la altura de la botella y la base, o sea dividimos la botella en 3 y forramos 2) también forramos la base. Podemos emplear cola de contacto muy estirada.
Como la botella ha de tener tapadera, perforamos la tapa, si es de cristal, es difícil, debemos emplear brocas especiales de piedra esmeril o carburo de tungsteno (vidia), lo mejor es disponer de un perforador vibrador eléctrico.

Una vez hecho el orificio pasamos una varilla de cobre o latón que llegue y haga contacto en el fondo de la botella (podemos soldar hilos de cobre al extremo, para que el contacto sea mejor). En la parte exterior de la varilla colocamos y soldamos una bola metálica, con agujero sin salida (en las ferreterías se encuentra o si no una tuerca de latón, de remate, sin salida por uno de los extremos también nos vale), la soldamos. Una vez calculada la colocación de la varilla la fijamos en el orificio de la tapa con pegamento de dos componentes.
Ponemos la tapadera con la barrilla terminada y ya está. Podemos cargar la botella con el Electróforo de Volta (según se ve en un video de mi Web) y hasta con una barra frotada de las empleadas para mover el péndulo eléctrico, con toques sucesivos se puede cargar.
Para descargarla y ver la chispa, se ha de emplear un excitador. Que es un trozo de varilla de cobre o latón con un mango aislante, formando una especie de horquilla.
Incorporada la Botella de Leyden a las máquinas electrostáticas, los experimentos y demostraciones siguieron funcionando con resultados más espectaculares y llamativos.

La electricidad estática aunque de muy pequeña intensidad alcanza miles de voltios y necesita un gran dieléctrico, como el cristal, para evitar fugas o cortocircuitos.

MOLINETE ELECTRICO