FAUNA Y FLORA CASTELLANA

para despertar tu apoyo a la conservación de lo poca naturaleza que nos queda, puede que para la mayoría de las personas un edificio sea más importante que una mariposa, pero la verdad es que edificios hay demasiados y mariposas apenas quedan. Hemos sido capaces de llenar todos los territorios de construcciones pero no hemos sido capaces de crear una sola mariposa, ni hemos sabido convivir con ellas. Nuestras zonas verdes, nuestros jardines y nuestras terrazas que podían estar pensados para compartir, apestan a insecticidas, cloro, y múltiples venenos, y sobre todo no tienen más que césped.
Hace 20 años en la zona donde vivo se veían murciélagos, golondrinas y reptiles. Las charcas y humedales desaparecieron, y con ello toda la vida silvestre.

Si queremos recuperar algo, necesitamos pequeños estanques en los jardines, que además son decorativos y refrescantes, y masas de agua desaprovechadas, tengan plantas acuáticas peces y el acondicionamiento necesario para la vida. Hasta podría ser un atractivo para las ranas, mariposas, libélulas y especies que hemos desterrado.
Nos queda poco territorio rustico y poca naturaleza, que, precisamente es la zona donde se encuentran yacimientos Arqueológicos y Paleontológicos, y este poco que nos queda despierta la codicia de los especuladores y el interés de nuestros dirigentes por ser una fácil fuente de ingresos. La construcción se ha paralizado pero, se pensara en hacer, aeropuertos, autopistas, deportivos etc., cualquier cosa es buena. Y contaremos a nuestros nietos, “HUBO UN TIEMPO QUE AQUÍ HABÍA HORMIGAS”.
Aquí puedes ver bonitas fotos en vias de estinción de Naturaleza
INDICE