CONULARIA

APORTACIÓN AL ESTUDIO DE LAS CONULARIAS

UNA TRAMPA DEL PALEOZOICO

Las Conularias son un grupo de animales, invertebrados, que se desarrollo desde el Proterozoico al Pérmico. Nos llega su conocimiento a través de Kinderlen 1937, Moore y Harrington 1896 y otros, la teoría más generalizada sobre la morfología de las conularias, resumiendo, es la siguiente: Fueron organismos confinados en una estructura piramidal cuadrangular (cuerpo de la conularia), en cuya composición interviene el fosfato de calcio, ésta pirámide remata en la parte más ancha por otra pirámide menor invertida, respecto al cuerpo, que constituye el cierre de la conularia (polo oral), las cuatro aristas que unen las dos pirámides se pueden considerar como charnelas. El polo apical parece servía para el anclaje. Cada una de de las cuatro caras, del cuerpo de la conularia, esta dividida por una sutura central longitudinal que continúa en la lámina correspondiente del polo oral hasta el mismo vértice. Las láminas triangulares, orales, parecen estar unidas entre si por una membrana elástica que permite su apertura y cierre. Esto es lo que dedujeron.
Nunca fue mi intención cuando me fijé en estos organismos su clasificación taxonómica, y ahora tampoco lo va a ser, no tengo tiempo para ello. Pero me parece que lo que yo creo haber visto he de comunicarlo. Si a alguien le sirve me congratulo y al que no le interese, que me perdone.
En los modelos primitivos existen puntos oscuros, se presentan modelos como las de la Figura 1, donde las dos imágenes “A” y “B” son irreconciliables, en la primera el polo oral es piramidal y en la otra es completamente plano. El paso de una forma a la otra es imposible, puesto que en la forma piramidal el ángulo "&" es menor de 90º no puede adaptarse a forma plana donde "&" es igual a 90º.
La complejidad que se nos presenta en los fósiles tampoco concuerda con modelos tan simplistas, ya que en unas ocasiones parece que en el polo oral concurren las aristas y en otras las suturas.
Teniendo en consideración que todo lo que se ve en los fósiles corresponde a un modelo complejo, me esforcé en encontrar la solución que se adaptara sin traumas a la realidad, a través del análisis y la lógica.
Los fósiles nos muestran las suturas y las aristas, como en la sección de la imagen contigua, y podemos diferenciarlas.
Con la convicción de que la solución se podía conseguir, hice el trabajo que ahora expongo que se remonta a los años 1980. Pienso que el que se interese por el trabajo fácilmente comprenderá que este es el original.
Por la observación estaba convencido que en el vértice del polo oral concurrían las aristas y no las suturas, como se creía (Figura 2), construí un modelo en cartulina, imagen “A”, con esta maqueta, si cerramos los vértices se forma una charnela por donde articula, segun el modelo de los Señores antes citados.
Esto no me satisfacía. Convencido de que en el cierre oral no se encuentran las suturas, si no las aristas. A esta misma maquita de pirámide de cuatro lados la hice girar un octavo de vuelta, o sea 45º, imagen “B”, de manera que lo que antes eran las suturas pasasen a ser las aristas y viceversa. Ahora al cerrar los vértices para hacer un cierre oral las formas antiguas con su charnela no valen, se forma una nueva charnela, que parte del punto de unión de las laminas orales hacía las nuevas aristas. Ha pasado que lo que aparentemente es el cierre oral, no es más que eso, aparente, por detrás esta el verdadero cierre, que al doblar por esta nueva charnela, queda oculto.
Pasando a la Figura 3. En este modelo el ángulo "&" de donde parte la nueva charnela ha de ser algo mayor de 90º para que mantenga una cierta presión sobre las láminas orales, que están formadas por cuatro romboides situados entre lo que aparentaba ser las laminas orales primitivas.
Pero aun quedan otras láminas ocultas, difíciles de ver, contrastadas en algunos fósiles. Estas láminas están entre los vértices donde concurren las aristas, dando mayor coherencia a todo el esquema, tanto al crecimiento como funcionalidad y ornamentación, según la Figura 4 y abajo en la Figura 5 donde se ve el modelo terminado desde diferentes puntos de vista.
 
Una vez visto lo que hemos ido construyendo a través de las deducciones, nos damos cuenta, que en definitiva existe en el complejo sistema ambulacral, en este organismo, de doble cierre. Uno, el de la primitiva interpretación, que se encuentra por encima del segundo cierre, y que las láminas del primero lo ocultan. Y un segundo sistema, tal y como si fuese el bonete de un cura, como se aprecia en la imagen central de la Figura 5, situado debajo del primero y que puede ser ocultado al cerrar el dicho primero.
Con todos estos datos he hecho modelos en cartulina, y el sistema ambulacral parece una trampa donde un animal del tamaño adecuado puede entrar, pero no salir, se ve obligado a irse introduciendo hacía la cavidad gástrica. Probablemente la misma ornamentación, que llega hasta a lo que podíamos llamar peristima en lo que podíamos llamar boca ayudaba en el proceso.
Por esto he dicho que por su similitud con una nasa de pescador, Parece una trampa del paleozoico.

Los ejemplares que me sirvieron para la observación tienen una la ornamentación de líneas sinuosas perpendiculares a las suturas, suturas que como hemos visto se centran en las caras. La densidad de las líneas ornamentales de estos ejemplares es de unas 10 por mm.

No es raro encontrar ejemplares con una deformación parecida a la de la Figura 6, podía ser debido al unos ángulos forzados para conseguir mayor presión.

Las líneas ornamentales son importantes para corroborar la teoría presente, ya que en las láminas orales cambian de dirección, respondiendo de a la lámina a la cual pertenecen, coincidiendo esencialmente al diseño del modelo que veremos en el siguiente capitulo.
 
VíDEO CONULARIAS
      inicio